martes, 10 de enero de 2012

¿QUÉ ESTÁ PASANDO CON LOS FORENSES EN LOS JUZGADOS? ¿CORRUPCIÓN O IGNORANCIA?

¿QUÉ ESTÁ PASANDO CON LOS
 FORENSES
EN LOS JUZGADOS?

¿CORRUPCIÓN O IGNORANCIA? 


Desde ASSSEM y la Liga SFC remitimos este escrito a todas las asociaciones de afectados por Sensibilidades del Sistema Central –Fibromialgia (FM), Síndrome de Fatiga Crónica/Encefalomielitis Miálgica (SFC/EM), Síndrome Químico Múltiple y Electrohipersensibilidad (EHS)- para pedir vuestra colaboración en la investigación del proceder de los forenses que intervienen en los procesos judiciales por incapacidad en estas enfermedades. El motivo de esta investigación es que hemos detectado en Barcelona un importante retroceso en el porcentaje de sentencias estimatorias, debido a informes forenses que niegan la incapacidad en casos que estarían respaldados por informes de especialistas, la jurisprudencia e, incluso, reconocimientos de minusvalía.

Hasta donde hemos podido averiguar, mediante entrevistas a abogados, en el caso de Barcelona todo señala a un único forense, cuya actuación está inquietando también a los propios abogados y especialistas, pues a día de hoy al menos aquí, y debido a los informes de este forense, se han mermado considerablemente las garantías judiciales que unos y otros podían dar a sus clientes/pacientes, lo que afecta no sólo a los enfermos, sino también a los intereses de estos profesionales.



A parte de la mayor o menor sensibilidad que cada uno pueda tener frente a la dramática situación de estos enfermos, la inquietud de estos profesionales es fácil de entender. Pensemos que estos procesos judiciales implican un elevadísimo coste (gastos del proceso, abogados, consultas privadas, pruebas médicas, informes médicos, informes periciales…) y lo habitual es que los enfermos tomen la decisión de entrar en estos procesos partiendo de situaciones económicas muy precarias. Por tanto, con menor garantía de conseguir una sentencia estimatoria, más difícil será para el enfermo tomar la decisión de entrar en estos procesos judiciales, al menos en este momento en el que el criterio de un forense, que no deja de ser un generalista, está por encima del criterio de los especialistas, la jurisprudencia y también las valoraciones de minusvalía.



Dejando aquí de momento a un lado la doble moral de ciertos especialistas que parecen estar dispuestos a apoyar a los pacientes para afrontar estos procesos sólo a través de sus consultas privadas, mientras que, para la asistencia pública de las SSC, firman documentos de referencia inadmisibles a día de hoy, dejando en el aire la naturaleza y etiología de estas enfermedades; sosteniendo los criterios diagnósticos más obsoletos; tendenciosos para seguir ocultando el SFC/EM y el SQM bajo el manto de la FM; negando la utilidad de pruebas que sí consideran útiles en sus consultas privadas; recomendando medicación, como la Lyrica, que ya ha sido prohibida por la Agencia Europea del Medicamento para su uso en estas enfermedades; o pasando por alto la determinación de los grados, fundamentales para la valoración de las incapacidades. Y dejando también de momento a un lado la actuación de ciertos jueces que, si bien están legitimados para solicitar dichos informes forenses, no entendemos por qué valoran estos informes -de un generalista- por encima de los informes de los especialistas, por encima de la jurisprudencia e, incluso, por encima de las valoraciones de minusvalía –cuando las hay-; lo que queremos averiguar ahora es qué motivos puede haber detrás de esos forenses para que sistemáticamente nieguen en sus informes que estas enfermedades son incapacitantes, pasando por alto toda prueba e informe que puedan tener delante.


Dado que detrás de muchos de estos procesos están las aseguradoras y dado que éstas se juegan en ellos elevadas cantidades de dinero; considerando también que la corrupción existe en todos los ámbitos y niveles de la sociedad, y puesto que a nuestras asociaciones ya han llegado voces de sospecha, desde ASSSEM y la Liga SFC queremos ayudar en la investigación que permita resolver esta cuestión para determinar si estamos hablando de casos de ignorancia respecto a la evidencia científica de las SSC o de casos de corrupción. A día de hoy, mientras recopilamos pruebas, debemos barajar ambas hipótesis en esta investigación para la que pedimos vuestra ayuda, con el deseo de que sea lo primero, pues (aunque tampoco sería excusable) sólo nos faltaba a los afectados tener que aceptar otro agujero más por el que nuestras vidas se conviertan en moneda de cambio; pero con la determinación de que si fuera lo segundo haremos todo lo que podamos para que no quede impune.

La estrategia que planteamos de momento, y para la que pedimos vuestra colaboración, es recopilar el máximo de información posible sobre la actuación de los forenses y el peso de sus informes en los procesos judiciales en las distintas comunidades autónomas, para determinar la generalidad o excepcionalidad de estos casos; ir recogiendo pruebas que pudieran ser de utilidad si fuera necesario actuar de alguna forma; poder advertir a los colegios forenses, médicos, de abogados y juristas de la situación que podamos descubrir y determinar a través de esta investigación; así como proceder a su denuncia pública ante la sociedad y las administraciones. Mientras tanto, haremos llegar también este escrito a los referidos colegios profesionales, para que sepan hasta dónde llega ya nuestra desconfianza, pero sobre todo para que sepan que los afectados de SSC no vamos a tolerar en silencio que se siga jugando con nuestras vidas.

Lo que necesitamos por tanto es que, entre vuestros socios, consigáis reunir el mayor número de informes forenses solicitados por jueces –tanto los que reconocen que las SSC son incapacitantes como los que no-; y también las sentencias judiciales que hagan referencia a dichos informes, hayan sido éstos determinantes o no, e independientemente de si las sentencias han sido o no estimatorias. Otro dato que nos sería de muchísimo valor es el porcentaje de procesos en los que el juez solicita intervención forense. Es decir, la cifra total de sentencias que podáis localizar entre vuestros socios y el número de éstas en las que el juez pidió informe forense.



Os agradeceríamos por tanto que nos hicierais llegar estos datos, informes y sentencias, enviándolas a editorial@asssem.org o por correo ordinario (fotocopias) al apartado nº 2 de 08110 de Montcada i Reixac (Barcelona).

Agradecemos de antemano vuestro interés y colaboración en este trabajo con el que queremos dar luz a lo que está pasando a nivel judicial, con la esperanza también de que al vernos actuar juntos de este modo podamos disuadir a más de uno que pudiera estar presuntamente obrando ya con negligencia.

Gracias y un saludo desde ASSSEM y Liga SFC

16 comentarios:

  1. Merci tb x esta iniciativa, justo mañana voy a mi abogado a ver qué puedo hacer con mi discapacidad, que conseguí en el CAD a la primera pese al inexistente "Síndrome Álgico" como asi ponen a la Fm y a la EM en el dictámen... Yo soy de los que ha tenido problemas con las bajas en el ICAM, con los de la incapacidad no me he topado todavía. Otra cosa, x favor, repasar el texto, ya que se corta al final, y para nosotros nos cuesta muxo más leerlo bien. Fuerza.

    ResponderEliminar
  2. Lo que está pasando, sencillamente, es que la justicia no es un poder aislado.En una democracia real, los tres poderes, legislativo, ejecutivo y judicial deberían ser independientes.Pero no lo son,el ejecutivo(Gobierno) elije a los altos mandos de la judicatura, los que dan instrucciones a los otros jueces.Y en una época de crisis económica como la que padecemos, es totalmente seguro que los jueces que acuerdan las incapacidades han recibido órdenes de conceder muchas menos de las que se solicitan.Hace ya unos años, en bonanza económica,un juez reconoció:"Si tuviéramos que conceder todas las incapacidades que se lo merecen , quebraría la Seguridad Social".Por tanto, los jueces tienen muy claro que obran en beneficio de que se pueda mantener esa institución, y no en beneficio del que acude a ellos buscando justicia.Y se quedan tan panchos, sin remordimientos de conciencia, porque creen que actúan en beneficio de la comunidad.Y en nuestras enfermedades, como no hay una evidencia real, física, no nos falta un brazo,no somos ciegos,los mismos médicos no se ponen de acuerdo,no hay marcadores validados(ni los quieren tener),y encima hay cientos o miles de afectados y la mayoría mujeres(trajadores de segunda),tienen la excusa perfecta para denegar.Como no cambie pronto la situación económica, lo vamos seguir teniendo muy crudo.Hay que ir mas para hacia el tratamiento que hacia las incapacidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, me parece una reflexión de lo más acertada. Un saludo.

      Eliminar
    2. Hola

      En mi opinión, una cosa es que la realidad de la justicia sea la que describes y otra que tengamos que tragar en silencio, sin sacar a la luz las humillaciones que se dan en muchas de estas visitas forenses y las injusticias que se producen en los juzgados contra los enfermos de SSC, contra los que es más fácil cebarse aprovechando la confusión que intencionadamente se generó sobre la naturaleza de estas enfermedades.
      Dudo mucho que haya una sola persona que realmente padezca estas enfermedades en grado incapacitante que no preferiría tener un tratamiento que facilite su reinserción laboral antes que tener que pasar por uno de estos procesos judiciales. Pero la realidad también es que hay enfermos que llevan más de treinta años esperando ese tratamiento ¡toda una vida! Y la realidad también es que muchos de estos enfermos no tienen ningún colchón económico para sobrevivir tanto tiempo mientras esperan que llegue el ansiado tratamiento.
      Las circunstancias profesionales, familiares y económicas pueden ser muy diversas y tenemos que pensar que hay muchos viviendo literalmente en situación de indigencia por culpa de esta falta de reconocimiento judicial. Y debemos pensar que para muchas personas enfermas estas circunstancias que le rodean, sumadas a su incapacidad laboral, hacen que la espera se vuelva simplemente inviable.
      Mientras no tenemos ese tratamiento, por el que sin duda hay que seguir luchando, tenemos que acogernos a lo que sí tenemos, unos derechos que deberían protegernos y cuya vulneración debe ser denunciada.

      Un saludo
      Paula

      Eliminar
  3. CLARA VALVERDE DIJO:
    La mejor defensa es tomar la ofensiva!

    ResponderEliminar
  4. Paula, con todos mis respetos hacia tí,creo que llevas poco tiempo en ésto.Los que llevamos años viendo y padeciendo injusticias propias y ajenas y muy graves, aquellos a los que se nos han negado los derechos mas elementales, vulnerando toda la normativa administrativa y judicial, esos derechos que creíamos teníamos adquiridos y que además para reclamarlos a hemos tenido que abonar cantidades astronómicas (en pocas enfermedades tan invalidantes es necesario hacerlo y dar negocio a tantos),y gracias únicamente a la ayuda familiar,los que hemos pasado por ésto,ya sabemos que estamos luchando contra un enemigo, hoy por hoy, muy poderoso, inexpugnable y hoy por hoy, invencible.
    Un conocido especialista SFC catalán se atrevió , en un alarde de sinceridad que no ha repetido, y en un programa de radio que quedó grabado para la posteridad, a reconocer que las autoridades sanitarias saben de la gravedad de esta enfermedad incapacitante , pero que no la reconocen porque no puede ser asumirla económicamente.Todo es un problema de economía y quizás algo también a la negativa a reconocer que los productos ambientales perjudican la salud, que incapacitan y hasta matan.Somos los canarios de la mina que demuestran el perjuicio en la salud de los tóxicos.Pero ni la caja de la Seguridad Social quieren cargar con las consecuencias, ni limitan los tóxicos , porque la industria química se encarga de hacer estudios y controlar a los gobiernos para que nada cambie y no pierdan sus negocios.
    Hablas de derechos ¿ha visto cuántos derechos de los trabajadores se están modificando a la baja? ¿has visto el control actual de las bajas médicas, el ensañamiento con los enfermos, la limitación del cobro del sueldo íntegro?..la anulación de los derechos de prestaciones a inválidos y dependientes, los cierres de quirófanos, despedida de facultativos, concentración de urgencias que hace la espera se alargue varias horas más, los fallecimientos por inasistencia, postergación de operaciones sine-die..etc.etc.
    Te doy la razón absolutamente,porque la tienes, pero hay que comprender la realidad actual.No hay dinero y a los primeros a los que se les niegan prestaciones son siempre los más débiles, los enfermos, los incapacitados.
    Otra cosa sería saber si esa falta de recursos es debida a la malversación rutinaria con la que se han gestionado nuestros impuestos y sólo hay que acudir a los periódicos para conocer docenas de casos, que causan una indignación infinita.
    ¡Claro que hay que luchar, pero conociendo la perspectiva del otro bando, para desmontarla !
    Lo que mas me indigna ahora mismo es que los especialistas SFC de la SS se nieguen a aceptar los nuevos tratamientos, porque son demasiado caros, ya sean antivirales, inmunomoduladores,o medicamentos anticancerosos.En sus conciencias debe recaer todo el sufrimiento que están cronificando, cuando su misión sería la de aliviar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola

      No pretendo abrir un debate, pues también estoy de acuerdo contigo; aunque debo aclarar que sí llevo tiempo no en este blog, sino viviendo todo lo que dices en primera persona y ya he pasado por todos esos procesos, incluidas las unidades y el proceso judicial, y gastado esas cantidades para conseguir NADA. Pero lo que me hace retomar la "ofensiva" -como dice Clara- es el haber descubierto en estas páginas información científica que desconocía, alguna demasiado reciente todavía y que, desde mi punto de vista, podría significar un nuevo marco reivindicativo. La actitud de denuncia pública y protesta, a la que después de un parón me reincorporo, no excluye el convencimiento que yo también tengo de que nuestro futuro más esperanzador pueda estar en los biomarcadores y, posteriormente, en poder alcanzar un tratamiento eficaz. Aunque soy consciente de que toda nuestra problemática se enmarca en un sistema, que se refuerza con este contexto de crisis, lo único que pretendo de momento es no ponérselo tan fácil a los que se están aprovechando de la situación para su enriquecimiento personal.
      Un saludo
      Paula

      Eliminar
    2. El argumento de la crisis económica no me vale , porque en los años de "vacas gordas" también nos hacían lo mismo. Y si las arcas de la SS no pueden cargar con incapacidades, ¿porqué se cierran obstinadamente a darnos tratamientos? ¿porqué no se toman en serio que están frente a una enfermedad que se está propagando? Dinero hay para lo que interesa, como ser regalarle 27 millones de euros a las farmacéuticas en las discutibles vacunas contra la gripe A, que no se usaron, o hacerle el juego a la Merck con la controvertida vacuna contra el virus del papiloma humano, ¿acaso,hay en España una epidemia de cáncer de cuello uterino que la Sanidad Pública tiene que atajarla? Pues los datos, dicen que es una enfermedad que va de baja en España. Los afectados por SFC estamos infectados por algo, lo saben, si no, no estaría prohibido que seamos donantes de órganos ni tejidos ni dadores de sangre. Ni aceptan la donación de cuerpos a la ciencia, en el caso de fallecimientos, porque "no se aceptan cuerpos con enfermedades infecto-contagiosas" y estamos en la lista.Lo que realmente deben temer (a nivel mundial) es que se descubra cómo nos contagiamos y entonces habría demandas millonarias contra quien haya sido responsable...¿los Estados? ¿las vacunas? ¿las farmacéuticas? ¿las armas prohibidas que se usaron en la guerra de los Balcanes? ¿el armamento químico y biológico que se dispersó por todo el planeta en la Guerra del Golfo? (partículas de arena irakí se hallaron en el Caribe)
      Creo que la actitud hacia nuestra enfermedad sólo la van a modificar, cuando a nivel mundial se sepa la verdad y se difundan los tratamientos, entonces "Spain", que será el último país en enterarse, se unirá al vagón de cola.

      Eliminar
  5. En esta página:
    http://www.poderjudicial.es/cgpj/
    podéis acceder a sentencias de todo tipo de tribunales:Social, Tribunales Superiores y Tribunal Supremo.
    Poner la palabra Fatiga Crónica o Fibromialgia para que se seleccionen las que interesan.No suele estar muy actualizado
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Actualmente, las personas que padecemos los SSC, nos encontramos indefensos ante los diferentes ámbitos de la sociedad: el sanitario, el laboral, el judicial entre otros.

    La incapacidad de demostrar, con pruebas irrefutables, que nuestros "supuestos males" son reales, nos hace completamente vulnerables y por tanto nos pone a merced de lo que supuestos "especialistas" y de sus criterios técnicos, que facilmente demuestran con una exploración somera nuestro fabuloso estado de salud.

    Luchamos, por eso, por conseguir pruebas orgáncias irrefutables para que, ni en sanidad, ni en la justicia ni en la sociedad en general se nos siga tratando de "farsantes".

    No deja de ser paradójico estar enfermos y además, tener que demostrarlo, pero es la vida que nos ha tocado vivir.

    Muchos ánimos y prontito con novedades!
    JoseL

    ResponderEliminar
  7. Me parece fabuloso lo que estáis haciendo y adelante con vuestras iniciativas, pero, cuando se encuentren los famosos marcadores biológicos de desequilibrios inmunes ¿Quién nos dice que alguien, alguno de esos especialistas -u otros- van a reconocer que ese hallazgo presupone que la persona que lo padece no puede trabajar porque no tiene energía ni resistencia para hacerlo?Son médicos los que deben decirlo y no erá fácil
    Creo que vamos a necesitar la ayuda de médicos extranjeros para el reconocimiento, los de aqui están demasiados sumergidos en ciertos intereses.
    Curiosamente, ayer me leí las cláusulas de una de esas entidades de seguros médicos privados, o sea medicina privada pero pagando cada mes una buena cantidad , pero con limitaciones (Claro, son un negocio).Pues justamente una de las pocas cosas que excluyen es la práctica de análisis inmunológicos.
    Además, quiero comentar el hecho, para mí éticamente condenable, cuando no ,además ,judicialmente de que el Director del ICS.O sea el máximo dirigente de la medicina pública de Cataluña era además miembro de la entidad que recoge las clínicas de medicina privada también de Cataluña.¿Cómo se puede dirigir lo público estando también representando a lo privado?¿A quién va a favorecer este señor? Ante una denuncia, ha cesado de algunos de esos cargos (eran varios ..).Pero han dicho que era legal estar en ambos lugares, algo que choca a cualquier ciudadano con la más mínima ética.Una prueba mas de la podredumbre que nos rodea.
    Esperamos novedades.

    ResponderEliminar
  8. Apreciado amigo,

    si, es cierto. Que encontremos analíticas que demuestren que nuestro sistema inmune está "comprometido" será sólo el primer paso de otros muchos. Pero, creedme, puede ser el punto de inflexión que todos/as estamos esperando.

    Tener la información, y más cuanto ésta proviene de centros de excelencia, nos puede abrir muchas puertas, siempre que sepamos qué hacer y cómo hacerlo. Y a la postre, siempre nos quedará la vía judicial, en la que ante una gran evidencia como la que vislumbramos, no les quedará otra que asentir...

    Un largo camino, seguro, pero al menos no iremos dando tumbos sin rumbo. Duro, pero el único camnino que nos queda.

    Seguimos trabajando,
    Un abrazo,
    JoseL

    ResponderEliminar
  9. Mi opinión es que IGNORANCIA NO ES....

    ResponderEliminar
  10. No confiéis tanto en los jueces, ya estáis viendo que los forenses de los juzgados tampoco hacen caso a los informes de los especialistas , a los análisis ni a las pruebas.Están comprados para evitar gastos a la seguridad insocial.

    ResponderEliminar
  11. ¡Un nuevo palo a los afectados de estas enfermedades, a los que les costará más caro aún poder apelar las sentencias denegatorias de los Juzgados de lo Social, según la nueva ley que preparan los políticos ! Por no hablar de los endurecimientos de las bajas,de la reducción aún mas importante del salario,cuando se esté de baja,etc.

    ResponderEliminar
  12. Es una verguenza algunos medicos forenses se creen una casta superior, ellos se creen con el poder de tener la razon y nunca errar (recordar caso Breton) y no se dan cuenta que perjudican a terceras personas con sus valoraciones injustas. Tener cuidado si os toca alguna vez la forense Arantza Albisu Otano,juzgado de Guipuzcoa, antes de ser forense trabajaba como medico de aseguradoras, y ahora con los veredictos que da parece que sigue trabajando para ellas.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.