domingo, 16 de octubre de 2011

Los carceleros de la mala ciencia

Los carceleros de la mala ciencia

Historias cotidianas de los SSC

Por Jose Luis


"Ya ni lo recuerdo. Han pasado tantas y tantas cosas desde ese Agosto del 200....
De médico en médico, de página en página, de sueño en sueño.
Diagnósticos coincidentes, desde el "no tienes nada" al "está todo bien", desde el "eso es producto del estrés", al "si te lo propones, acabarás mejorando", desde listas de esperas esperanzadoras al mucho dinero tirado en horas de visitas absurdas, las primeras operaciones, el miedo a la muerte, el miedo al miedo, el miedo a la nada!

Esta no es más que una de las cientos de miles de historias, la mía, como la de muchos/as de vosotros/as: mis compañeros/as de celda. Hace años que se nos juzgó, rápida pero vehementemente y se decidió que "lo mejor" para nosotros, para la sociedad y por supuesto "para ellos" era que permanecieramos al otro lado del muro, al otro lado de la ciencia, simplemente, al otro lado. Ellos nos custodiarían amparándose en la mala ciencia hasta que cumpliesemos nuestra sentencia a perpetuidad, en el olvido, en la sombra, en el silencio.

Pocas veces, desde los muros, un pajarillo canta y levantamos sutilmente la vista hacia la luz pero rápidamente es abatido por un disparo certero, silencioso y efectivo desde las torres de vigilancia de la mala ciencia.

Pocas veces oímos rumores, voces desde el otro lado que dicen estar fabricando la llave que nos abrirá la reja por la que salir de estos muros y por la que poder acceder a nuestra libertad, voces tenues que se disipan en el silencio.

En el patio de esta cárcel, mujeres, hombres y niños se desvanecen y lloran, buscan refugio en los mismos carceleros que con bata blanca y la razón que la mala ciencia les otorga, les recetan todo tipo de remedios para combatir dolores, fatigas, cansancios y mareos y les desmienten con socarronería los rumores de angostos túneles bajo los pesados muros y cerradas verjas."

¿No os parece inverosimil, que no sólo no se busquen en las multiples evidencias orgánicas el origen de los SSC, sino que de forma sistemática, se nieguen las ya demostradas, convirtiéndonos, con su mala ciencia, en enfermos a perpetuidad.??!


¿No se dan cuenta del daño 
que están provocando?

¿tal es su codicia?

"La ausencia de la evidencia, 
no es la evidencia de la ausencia". 
Carl Sagan 

y por eso, nosotros, aunque también reos, seguiremos buscando aires más puros y voces mucho más objetivas.

Un saludo,
JoseL.




6 comentarios:

  1. CLARA VALVERDE DIJO:
    Hay muchísima evidencia sobre el desde hace 30 años, de los desarreglos inmunológicos, de la bioquimica, de la genética, etc.
    Pero no les conviene a las administraciones porque cuesta dinero, porque somos muchos.
    No les conviene a los médicos porque tendrían que estudiar mucho más, ponerse al día, trabajar
    con la complejidad de la enfermedad. No conviene, si me premitís, a algunos enfermos porque
    tendrían que indignarse y luchar por sus derechos.

    ResponderEliminar
  2. José L,cuanta razón tenía Carl Sagan cuando dijo " La ausencia de la evidencia,no es la evidencia de la ausencia".No hay evidencia que justifique el que estas enfermedades complejas se encuentren en esta ausencia de compromiso por las administraciones,por médicos...Ni tampoco hay justificación para conformarse con nuestro estado.Sigamos buscando maneras, recursos,acciones para salir de esta cárcel.
    Lídia

    ResponderEliminar
  3. Una de las situaciones mas extrañas se dan cuando en el reciente Congreso de Ottawa sobre SFC han participado muchos españoles ,en conferencias y posters
    http://www.iacfsme.org/LinkClick.aspx?fileticket=EFIrm%2buCnkM%3d&tabid=142
    y en cambio, nada de lo que allí se comunica ( estudios con nuevos tratamientos, biomarcadores,reconocimiento,pruebas..) recogen los españoles que allí van.
    Incluso, ver página 72-73, han participado explicando el funcionamiento de la Unidad de SFC/FM/SQM del Solsonés (Barcelona), que se reduce a enfermera, médico y psicólogo.Dicen incluso que hacen terapia cognitiva. Y que quedan tan contentos!! Como si todo lo que se dice en el congreso les importara un pepino,continúan con las terapias psicológicas como único tratamiento.No sé cómo funciona esa unidad, pero no puede alegar desconocimiento y falta de formación cuando acuden a esos congresos internacionales.Y encima cuando hasta les han debido pagar el viaje y estancia para que exliquen al resto del mundo lo bien que lo hacen aquí.

    ResponderEliminar
  4. Da gusto leer artículos de opinión como éste. Mi más sincera enhorabuena JoseL. Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Qué adecuado el comentario de este artículo sobre la MALA CIENCIA. Se está recurriendo a ella para ocultar una diversidad de síndromes producidos por sustancias medioambientales malsanas. Con el creciente recurso a la psicosomatosis se está destrozando la salud y la vida de toda una generación de personas y se está comprometiendo el futuro de la siguiente generación de niños y jóvenes. ¿Hasta cuando va a permitir una sociedad injusta y papanatas que la tomen el pelo?

    ResponderEliminar
  6. Hola Anónimo. Ya sé que el comentario es viejo, pero como el tema es
    serio y sigue vivo, te contesto.
    El problema radica, tanto en la existencia de estos trastornos y sus causas medioambientales, como en aquellos que, aprovechando la poca información y el estado de alarma social aprovechan para
    "colar" su tendencioso punto de vista.
    Suelen usar como presentación frases como la tuya:

    "¿Hasta cuando va a permitir una sociedad injusta y papanatas que la tomen el pelo?"

    Va siendo hora de empezar a desenmascarar a estos individuos, por nuestro propio bien.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.