viernes, 11 de febrero de 2011

Comentario de Pilar en relación al texto "Reflexiones desde la sala de espera" de nuestro colaborador Jose Antonio Garcia

Agradecemos a Pilar enormemente que nos haya relatado de forma tan gráfica la dramática situación vivida ante los tribunales médicos, que a modo, muchas de las veces, de verdaderos inquisidores, cuestionan lo que parecería incuestinable e incluso grotesco: "que aquella persona "que dice que está gravemente enfermo" realmente lo está".


Claro está, como nos ha comentado otro compañero, que los tintes serían otros si tuviésemos verdaderas pruebas (no sólo me refiero a pruebas de esfuerzo, hablo de verdaderos marcadores específicos, como en el resto de "patologías normales") en las que de forma implacable se demostrase sin lugar a dudas, que el enfermo "no se está inventando nada".

Pero, la situación es la que es: lo que se está dedicando  a investigación yo diría que es menos de lo que se está dedicando a "que la verdad subyaga", y los enfermos nos encontramos en un campo abonado para que los tribunales médicos en base a esta anarquía "fallen" en un "usted está perfectamente bien", lo que tiene que hacer es "animarse".

Un saludo,
JoseL
Asssem


¡Fantástico artículo!, aunque he encontrado a faltar alguna alusión más directa al ICAM……
Me faltarían palabras para describir mi experiencia personal con dicho "colectivo". ¿Qué papel juegan unas personas (por denominarlas de alguna forma) que han prestado un juramento hipocrático en algún momento "muy lejano" de su actual inhumano, injusto y degradante trato con los que padecemos estas enfermedades? El papel que desempeñan, desgraciadamente lo conozco muy bien, pero en mi terrible ignorancia no consigo entenderlo. ¿Con qué derecho nos tratan de esa forma tan humillante?
Solo un breve resumen de tres experiencias vividas con estos personajes.
Justo al salir de la visita de un reumatólogo, el cual tenía que enviar un informe al ICAM sobre mi inexistente enfermedad, me caí. Volví a entrar en el mismo centro (la caída sucedió delante de la puerta del mismo) porque tenía un dolor horroroso y no podía caminar. El mismo profesional que tenía que dictar mi "sentencia" para el ICAM me atendió porque según él estaba de guardia. Me hicieron radiografías y me diagnosticó "un esguince" en el pie, y me recomendó que al cabo de unos días fuera al hospital para una revisión.
Al cabo de unos cuatro días fui al Hospital de Mataró ¡con las mismas radiografías que me hicieron en el  centro de "inspección"! y para mi sorpresa me dijeron que tenia no solo un esguince sino además una fractura en el pie que el médico que me atendió la primera vez (inspector del ICAM) había pasado por alto. Sencillamente no detectó la fractura en la radiografía. Cuando volví al ICAM le comente a la "inspectora" de turno lo que me había pasado, y obtuve por respuesta el silencio y la indiferencia más absoluta.
En otra visita, la "inspectora" se  volvió loca buscando en el programa informático (el cual ¡debe ser maravilloso!) la "casilla" de FM, SFC, SQM......Finalmente dijo (hablando consigo misma, claro está)¡......Si es que no está contemplado en el programa!!!!.
Y finalmente en mi última visita, en la que me han dado el alta porque estas patologías, como muy bien sabemos l@s que las padecemos no las contemplan, la actuación de la "inspectora" fue memorable. Me pide (con malos modos ¡como ha de ser!) los informes de la evolución de mi pie, le contesto que estoy bien del pie, y más o menos me dice que ¿qué es lo que estoy haciendo allí?........... Le explico y me contesta que esas enfermedades no son motivo de baja. Insisto en mis argumentos......ella vuelve a repetir el suyo……...
Finalmente gira su estirado cuello hacia mí, se digna mirarme y con esos aires de superioridad tan sumamente humillantes, me responde:
“Estoy cansada de repetir tantas veces lo mismo…… ¿Tan difícil es para usted entender lo que le estoy diciendo?”
  Vuelvo a insistir, desesperada e impotente le digo que ¡necesito ayuda!, que ha hecho un juramento hipocrático y que su obligación es ayudarme....... ¿y qué me contesta? pues con esos aires de prepotencia y superioridad tan humillantes, me responde
¡Váyase a Asuntos Sociales a pedir ayuda!.
Le digo que, afortunadamente, ese no es el tipo de ayuda que necesito. Este humillante trato, la falta de lógica, de humanidad de la situación, finalmente me sacaron de mis casillas y le respondo que si me tengo que "tirar por la ventana" para que me crea.
Automáticamente levanta el teléfono, llama a alguien y dice textualmente: "tengo un problema con una baja". Al cabo de unos segundos se presenta otra "inspectora" y vuelta a empezar……… Ante mi pregunta a esta nueva "presencia" de ¡cómo es posible que no vean que estoy enferma si médicos especialistas en estos temas me dicen en sus informes que no puedo trabajar ni realizar ningún tipo de actividad!……….. obtengo la gran respuesta, la frase del millón del mencionado "ente":
“Los médicos recomiendan TRABAJAR, con periodos de de descanso... pero LOS "MÉDICOS ESPECIALISTAS" PONEN EN SUS INFORMES LO QUE VOSOTRAS LES DECIS!!!”
Agotada por la discusión, y con todos los desagradables sentimientos que describes en tu artículo y que no voy a repetir, les dije que no tenía fuerzas para más discusiones sin sentido y que me dieran el alta de una puñetera vez.
Al marchar les dije simplemente: "Os deseo que podáis dormir bien, porque ante la gran  injusticia que estáis cometiendo con tod@s nosotr@s, yo en vuestro lugar no podría conciliar el sueño".
Bajé a recepción hecha un mar de lagrimas de la impotencia que sentía y rellené el formato que tienen para reclamar...absurdo lo sé, pero no me pude reprimir. Tenía que dar salida en ese momento a tanta rabia contenida. El espacio destinado al argumento de la queja es mínimo, y mi argumento en aquel momento totalmente irracional.....
“Tengo 52 años, estoy diagnosticada de FM (III), SFC (III, SQM y demás......He pasado, de ser una persona activa que ha trabajado como Técnico de Laboratorio durante ¡35 años!!! Y estudiando toda mi vida, a poder realizar únicamente la comida en casa, y me dicen que no "tengo enfermedad alguna".... ¿Cómo define la OMS el término SALUD?, ¿Donde está la justicia social?”
Ingenua la reclamación, lo sé, pero me resultaba imposible irme a casa con esa amargura en el corazón.
Perdona la extensión, pero tu artículo me ha hecho disparar el recuerdo de algunas de esas vivencias.
Un enorme abrazo y gracias a todos los que estáis realizando este esfuerzo por todos nosotros y sobre todo por vuestra comprensión.
Pilar  

4 comentarios:

  1. Hola Pilar, ante todo un beso muy grande.
    La realidad que nos envuelve no tiene justificación lo miremos por donde lo miremos. Es inadmisible que en pleno siglo XXI y en una sociedad desarrollada como la nuestra continué existiendo la Inquisición, con toda su crudeza.
    Hasta el siglo XIX los inquisidores, con el poder con que el Estado les investía, perseguía a todas aquellas personas que manifestaban su racionalidad, conocimiento y visión de la realidad; al igual que hoy, su sumo poder estaba por encima de toda evidencia científica, humana o racional. El proceso era simple: se le eliminaba. Hoy día todo sigue igual, salvo que en vez de tener como justificante la religión, puesto que esta ha perdido parte de su poder sobre los mortales, han erigido como escudo protector la Psicología: todo lo que no interesa o va contra sus intereses es incluido dentro del Odre de lo psicológico y mental. En cuanto a los jueces inquisitoriales, ahora llamados Inspectores Médicos, no han variado un ápice en sus técnicas de tortura y linchamiento de los herejes. Por su parte , los herejes siguen siendo todos aquellos que cuestionan el sistema. Pensemos, ¿quiénes son los que más cuestionan la realidad y viabilidad del Sistema? Los enfermos de FM, SFC y SQM, están poniendo en evidencia todas las debilidades de nuestra sociedad, son los “pájaros de la Mina”, motivo por el cual hay que silenciarlos, perseguirlos y eliminarlos.
    Pese a ello, creo que tenemos razones para tener esperanzas. Cuando Galileo fue obligado a retractarse de sus descubrimientos, la ciencia no se hundió; al contrario, pasado el tiempo sus ideas cuajaron y supusieron un importante salto en el conocimiento: le asistía la razón. También a los pacientes de SQM, SFC y FM les asiste la razón y la evidencia.
    Hemos de seguir luchando utilizando todos los medios y vías disponibles, pero hemos de hacerlo, a ser posible, de manera unida, coordinada y sin descanso. Hemos de explorar y atacar todas aquellas debilidades, incoherencias e irracionalidades del Sistema. El sufrimiento y la irracionalidad, como muy bien refleja tu caso, es impactante. Pero, aún de ello, hemos de encontrar la forma de que nos sea un arma útil a favor de la Razón. Debemos todos denunciar nuestros casos particulares y difundirlos de manera conjunta y persistente por todas las vías posibles, especialmente utilizando las ventajas que nos proporciona la tecnología. Hemos de utilizar la imaginación para hacernos oír: hay que gritar. El silencio beneficia a la Inquisición, de ahí su política de silenciar y borrar de la existencia a los herejes. No podemos entrar en su juego: hay que denunciar, patalear, proclamar a los cuatro vientos nuestra realidad; la humillación que los pacientes sufren en tales juicios inquisitoriales hay que darlos a conocer por todas las vía posibles; hay que dejar de ser invisibles. La racionalidad, el conocimiento y la emoción están de nuestra parte.

    Jose Antonio García

    ResponderEliminar
  2. Pilar,

    es terrible la humillación y el maltrato de esos falsos médicos, y menos aun inspectores, son solo unos mandados, personas con la conciencia cauterizada, pues esa es su única manera de sobrevivir. Son los verdugos de este siglo moderno, con la diferencia de que a los que escarnecen es a personas que no han cometido delito alguno, o mejor dicho que han cometido el "delito" de convertirse en individuos que ni producen ni consumen, no generan beneficios y sí demasiados gastos, que aunque han cumplido con todos sus derechos y han respetado las leyes son abandonados y desamparados por esta mal llamada civilización. Allá sus conciencias. Desgraciadamente para ellos, por su ignorancia y prepotencia, la conciencia solo se puede cauterizar por un tiempo, pero todo pasará factura.

    Un fuerte abrazo Pilar.

    ResponderEliminar
  3. Ante todo, gracias.
    Soy consciente de nuestro papel de “avanzadillas” en el hecho de poner de manifiesto las graves incongruencias de esta, ¿sociedad?, o como muy bien decís, de esta mal llamada civilización. Las enormes injusticias que están cometiendo con todos nosotros, son inauditas si reparamos que estamos en el siglo XXI, pero ahí están. José Luis, estoy de acuerdo contigo que estamos en un nuevo periodo de “caza de brujas”, en un entorno diferente sí, pero con la misma inquisición disfrazada de alta tecnología.
    Cada día doy gracias por este “invento” llamado internet, porque es una de las pocas vías que nos quedan para hacernos oír, ¿Cómo renunciar a uno de los pocos derechos que nos quedan?, ¡Imposible!, me niego rotundamente. Confío en el poder de este medio de comunicación (a Egipto me remito), y también confío en la capacidad humana, en su capacidad de superación, de reflexión, de búsqueda de la verdad en esta farsa social, y sobre todo en su capacidad de lucha ante la injusticia.
    Es muy importante poner voz a todos estos engaños. Debemos unificar cada una de las vocecitas que se oyen individualmente, y conseguir enviar a la gente que aún es capaz de pensar por sí misma, ¡una voz única fuerte y clara!
    He ahí la finalidad de mi escrito.
    Un enorme abrazo
    Pilar

    ResponderEliminar
  4. ESYOY EN LA MISMA SITUACION QUE VOSOTRAS ESTE MES DESPUES DE TRES AÑOS PASARE POR TERCERA VEZ POR EL TRIBUNAL CON UNOS INFORMES QUE A LA GENTE QUE LOS A VISTO NO SE PUEDEN CREER QUE ME NIEGEN LA BAJA DEFINITIVA PERO ESTA VEZ COMO SE QUE VA A SER IGUAL QUE LAS ANTERIORES YA ESTA EL ABOGADO PREPARADO PARA ENVIARLO A VIA JUDICIAL PARA QUE AL MENOS NO SEA UN ADMINISTRATIBO QUIEN DECIDA SI TENGO CUENTITIS Y ADEMAS CON LOS GASTOS QUE CONLLEBA PERO HASTA QUE PUEDA VOY A LUCHAR POR MIS DERECHOS CREO QUE CON 52 AÑOS TRABAJANDO DESDE LOS 14 AÑOS. Y CON EL DIAGNOSTICO QUE OS DETALLO A CONTINUACION PIENSO QUE LOS JUECES QUE NO ESTEN COMPINCHADOS CON ICAM NO DEVERIAN PENSARSELO MUCHO ( SINDROME DE FM - SFC GRADO III EN AMBAS, DISTIMIA Y IPERTROFIADE 4 VERTEBRAS Y OPERADA DEL PIE)TODA MI VIDA SOLO HE TRABAJADO DE CARNICERA DE PIE Y EN CAMARAS QUE ESTAN ENTRE 5-7º QUE PARA MI ENFERMEDAD ES LO MEJOR BUENO ESPERO TENER MAS SUERTE QUE EN OTRAS OCASIONES UN SALUDO PARA TODOS Y MUCHA SUERTE......

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.