martes, 1 de febrero de 2011

El "MAL" uso de la Terapia Conductual Cognitiva y otras terapias psicológicas como "tratamiento" en el SFC/EM, FM y SQM



Artículo de opinión
Por José Luis






La cuestión está muy clara:

¿Por qué utilizar este tipo de terapias en patologías que no afectan a la psique?

Las posibles respuestas lógicas podrían ser:

- Porque realmente si que afectan a la psique
- Porque, aunque no afecten, su efecto es beneficioso para este tipo de enfermedades y quienes las padecen.
- Porque al ser un tipo de enfermedades “desconocidas”, al menos, se les da algún tipo de cabida en la medicina.
- Porque se intenta dar soporte al paciente, que encuentra en éstas “un cobijo”, un puntal ante tamaño desconcierto.

Luego vendrían aquellas respuestas, no avaladas por la lógica, y que obedecerían a todo tipo de “consideraciones”, como por ejemplo:

- Es una buena manera de tapar las causas reales de patologías invalidantes y claramente orgánicas como el SFC/EM, la FM y SQM.
- Es una buena manera de decir que dichas patologías ya tienen “tratamiento”
- Es una buena manera de ocupar a los profesionales de la “psique” en paro y de formar a nuevas hornadas que nos curarán en breve.
- Es una buena manera de que los gobiernos y las autoridades sanitarias “enjuaguen” sus responsabilidades vs un colectivo de enfermos gravemente enfermos y desahuciado.
- Es una buena manera de ahorrarse cientos de miles de millones de euros en investigar (nos conformaríamos con que no las taparan…) las verdaderas causas y sus tratamientos de enfermedades no mentales.
- Es una buena manera de controlar a ingentes cantidades de enfermos que “tienen que pasar por el tubo” de la TCC si quieren acceder a los tribunales del ICAM y casi con seguridad a los juzgados para que les denieguen su mísera pensión.
- Es una buena manera, de enterrarnos en vida.
- Es una buena manera de componer Unidades Clínicas multidisciplinares, a saber: psicólogo+internista o reumatólogo+fisio. La pregunta sería: ¿Y para qué?. Con un seis y un cuatro, la cara de tu retrato….
Es como durante la edad media si se te ocurría coger flores, hiervas silvestres o setas por el bosque y tu vecino, o vecina, que ansiaba el trozo de tierra que lindaba con el suyo, te denunciaba al Inquisidor, al Alto Tribunal….

Los SFC/EM, FM ó SQM hemos sido denunciados de enfermos mentales, y debemos someternos a redención, debemos pasar a purgar nuestros pecados, a decirnos una y mil veces que “este cuerpo enfermo” es provocado “por mis pensamientos enfermos” que a modo de flagelo merma nuestras facultades, nubla nuestra mente, destroza nuestro sistema inmune, y hace que acabemos con Linfoma de no Hodgkin’s, por burros!

Estamos así porque queremos, porque no hay nada que diga que estamos mal, nuestra cara plena de lozanía, nuestros análisis de equipo de atletismo –español, al menos-, nuestra falta de pruebas, harán sin duda, que tras pasar por el alto tribunal (en este caso el del Icam) acabemos devorados por las llamas del Averno (en este caso nuestro día a día…). Bueno, vale, exagero, pero:

No me digais que no tiene su lógica y son muchos los que sacan “tajada” de todo esto:

- Por un lado los que se dedican a ello profesionalmente (como el Dr M-P) que forma de forma concienzuda a futuros conductualescognitólogos, ante la gran demanda de profesionales que genera la nada despreciable cifra de un 3 % de enfermos en España, aquejados de patologías “imaginarias”, que “no se mueren” y que nadie sabe decirles “que les pasa”. A esos, que tienen todas las analíticas “normales”, se les puede decir que no se curan porque “no ponen de su parte”, porque no “tienen pensamientos positivos” y porque “sus rasgos son claramente obsesivos”, “sus palabras están llenas de ira”, y casi la totalidad de ellos tuvieron una infancia desgraciada…“túmbese en el diván, y explíqueme su infancia….-no sin acento gaucho-”
- Por otro lado, y quizás más peligrosos, son los que defendiendo el alto estandarte de la ciencia y desde sus Unidades Públicas de SFC/EM, FM ó SQM utilizan estas prácticas, contra viento y marea –creemos que sin creer demasiado en ellas- para justificar ante los gobiernos y la sanidad pública que “tienen la situación controlada” que mientras subyaga que “lo nuestro” es mental, los pacientes estarán calmaditos, contentitos y calentitos en centros que cuentan con subvenciones públicas para calefacción y taichí y si sobra dinero, para irse de viaje a Italia! Bien por los capuchinos!
Estos mismos doctores nos animan a no inmiscuirnos en sus asuntos (sólo los médicos y los profesionales sanos pueden hacer “medicina en mayúsculas” mientras que el resto de profesionales “no sanos” o con familiares que no lo están, quedamos excluidos automáticamente de hacerlo, por el Juramento Hipocrítico!?), de que asumamos nuestro rol de paciente (paciente, paciente, diría yo), no nos “metamos en camisa de once varas” y dejemos a los verdaderos profesionales y a las verdaderas unidades que hagan lo que saben hacer: NA-DA
Ya no digamos nada, del friky-paciente que no es médico “ni nada” y busca su medicina en el “Dr Google…”

Dejadme que frasee al Caudillo (y que nadie se ofenda, no volverá a pasar) cuando decía aquel famoso:
“Usted haga como yo y no se meta en política”.

40 años!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

(para tranquilidad de los lectores: Franco, ha muerto!)

Aunque algunos de estos especialistas, ya nos auguraban que debería de pasar al menos una generación –imaginamos que la suya- para que se descubriera “algo que nos cure” en su famoso

“nada está demostrado, nada funciona”.

- Por último y también poco claros, aquellos profesionales del “mundo del SFC/EM” que en sus ponencias mezclan sin orden ni concierto causas orgánicas (como el XMRV) con otras psicológicas, la medicina del deporte, la genética, la proteómica, la numismática, la colombofilia y la papiroflexia…e incluso, otros, que no utilizando estás técnicas psicológicas, tampoco lo hacen demasiado mejor (bueno, depende del punto del que se mire) y hacen astillas del árbol caído, no sabemos ya si para llenar aún más sus consultorios privados o para engrandecer su ego (pequeñito, a todas luces, el ego).
Retomando el tema, la Terapia Conductual Cognitivo, sobre el que en absoluto soy experto y no lo escondo (no se puede saber de todo, y menos cuando “de natural” no me intereso por lo que creo no me afecta, como es el caso) redescubrí un fantástico documento de nuestra “International Affaires” –en la foto, actual, de el mes pasado en Alaska, la de la izquierda-, Clara Valverde,


Presidenta de Liga SFC en el que con muchísima profundidad y una gran cantidad de matices, nos hace un recorrido por esta terapia de la mano del Psiquiatra Iñaki Márkez en el artículo que lleva por título “Lo que tú tienes que hacer es:”El uso coercitivo de Terapia Cognitivo-Conductual en las nuevas enfermedades” de lectura altamente recomendable.http://www.scribd.com/doc/47958588/Lo-que-tu-tienes-que-hacer-es-el-uso-coercitivo-de-TCCC-en-nuevas-enfermedades-Clara-Valverde

Hemos querido resaltar algunos párrafos que consideramos significativos:

“Estas enfermedades incomodan a la sociedad, estamentos médicos e instituciones públicas incluidas, por todo lo que cuestionan y ponen en evidencia. En una sociedad en la que se valora el éxito laboral, el que una persona de cuarenta años, a menudo en el mejor momento de su desarrollo profesional, tenga que dejar de trabajar y se pase el día tumbada con una enfermedad que no es conocida, con síntomas fluctuantes y cambiantes pero con buen aspecto, desconcierta a su entorno y le aleja.”


“La persona enferma con estas patologías tampoco está vista ni se ve a sí misma como un “discapacitado héroe”, como el parapléjico que da la vuelta al mundo en silla de ruedas o el ciego que tiene un cargo político, aunque para el enfermo FM–SFC/EM–SQM, el estar sentado siguiendo una conversación media hora sea como subir a una cima alpina.”

“A este daño emocional se añade la culpa que la sociedad proyecta sobre el enfermo FM–SFC/EM–SQM, sea mujer u hombre. En una cultura en la que se hace creer que la buena salud es el resultado de “pensamientos positivos” y de una actitud “correcta”, cada empeoramiento y fluctuación de estas enfermedades es visto por el entorno social y por la mayoría de los médicos y psicólogos como un acto de irresponsabilidad del enfermo”

“La TCC se aplica sobre la hipótesis de que la razón por la cual el paciente desarrolla y/o perpetúa una enfermedad es debido a su manera de pensar o a su “sistema de creencias”, y que si el enfermo pensara de otra manera no hubiera enfermado o mejoraría”

“Nancy Klimas, inmunóloga de la Universidad de Miami y experta en el SFC/EM, respetada en el mundo, también testificó en la comparecencia en Londres que “recetar TCC a los pacientes con SFC/EM que están tan enfermos, en vez de hacerles analíticas inmunológicas y biológicas, es dejar a estos pacientes sin tratamientos, sin opciones y sin esperanza”.

“Investigadores han llamado la atención sobre el hecho de que la TCC se utiliza de maneras coercitivas con estas nuevas patologías. Preocupa que la TCC se esté utilizando en estos pacientes con coacción, inflexibilidad, con falta de empatía y hasta con un tono de desprecio. El respeto, tan necesario para cualquier relación terapéutica, está ausente, muy a menudo, en el uso de la TCC en pacientes con FM, SFC/EM y SQM cuando se culpabiliza al paciente de lo que piensa y se le dice “lo que tiene que hacer”, lo cual es un intento de anularlo. Y se le añade al sufrimiento que ya vive al tratarle como un desequilibrado emocional”

“Mujer con FM y SFC/EM:
En la entrevista individual previa al grupo, la psicóloga me dijo que yo era una egoísta con mi marido porque le quería exigir apoyo con mi situación con el ICAM (evaluación médica).
Sólo tres semanas más tarde, en la sesión de grupo dije que me tenía que hacer cargo yo de la mayoría de situaciones en casa y la psicóloga, la misma que en la entrevista individual, me dijo que yo era ‘tonta’, que no era así, que me tenía que plantar y obligar a mi marido a que él colaborara en todo (…)
Para las pautas que nos indicaron en la TCC, para llevarlas a cabo, necesitaría un mínimo de 3 horas diarias para realizarlas… ¿puedes hacer algo más después de 3 horas teniendo SFC?””

“(…)• Que las SFC tenemos rasgos obsesivos.
• Hablaba mucho de que éramos PCTA, eso de que somos Tipo A.
• Que fuimos niñas no queridas ni valoradas por nuestros padres.
• Que somos muy controladoras.
• Que tenemos pensamientos negativos, y para remediar eso nos dijo que nos pusiéramos en la muñeca una goma de pollo, o sea, un elástico, y que cuando tuviéramos un pensamiento
negativo, había que tirar de la goma. “


“La psicóloga nos dijo en el grupo TCC:
• ‘Cuando acabéis esta terapia, podréis volver a trabajar. No hay suficiente gente trabajando en España como para seguir pagando invalideces’.
• ‘El SFC y la fibromialgia son trastornos adaptativos´.
• ‘Con los años, estas enfermedades se curan’
• ‘Tenéis rasgos obsesivos’.
• ‘Los problemas de hipotensión, ritmo cardiaco alterado, problemas de digestión, esos son síntomas fantasmas. No os harán daño. Con ansiolíticos y antidepresivos, se minimizan’.
• ‘Decís que no salís casi de casa porque no tenéis energía o porque hay tóxicos ahí fuera. Eso es agorafobia, miedo a los espacios externos’”


“Durante las sesiones nos hablaba como si estuviéramos en un parvulario, en primera persona plural: ‘debemos vigilar nuestros pensamientos’, ‘no debemos hablar a nuestras familias de nuestra enfermedad para no cansarles’, y todo el rato así.
Me han dicho que esta psicóloga lleva años haciendo grupos TCC con fibro–fatigadas, pero no parecía saber mucho de la realidad de vivir con estas enfermedades. Dijo cosas como que al levantarnos, primero, nos tenemos que duchar. ¡Si yo hago eso, me pasaría el resto del día en la cama!”

“La TCC me deprimió, me cabreó. No hubo nada en esas semanas para reforzar la autoestima. Aguanté el machaque de la psicóloga todas esas semanas porque como la psicóloga es del mismo equipo que el médico que me visita y que me hace los informes, no quería tener mal rollo con él. Aunque a lo mejor no hubiera pasado nada si hubiese dejado la TCC, pero no me quería arriesgar”.”

“En ese grupo TCC no nos escuchaban, hablaba la psicóloga todo el rato. Era muy prepotente. Nos dijo que cuando en el trabajo o fuera de casa nos preguntaban que cómo estábamos, que dijéramos ‘bien’ y que no diéramos explicaciones sobre nuestra enfermedad. Y que con la familia, habláramos lo menos posible del SFC o FM y que no nos quejáramos delante de nuestros familiares.
La psicóloga no se interesaba por lo que nosotros sentíamos o estábamos viviendo. De eso no se hablaba. No escuchaba. Ella iba a su bola, pensé en denunciarla, pero no me atreví porque estoy esperando la resolución del juez sobre mi incapacidad y no me la puedo jugar”

“Yo era la única que llevaba mascarilla en ese grupo. La psicóloga me estuvo presionando (más bien acosando) para que me la quitara. No paraba de decir que me estaba escondiendo, que mi problema era psicológico, que yo no confiaba. Al entrar en la sala el primer día, antes de la sesión, me quité la mascarilla para ver si podía estar sin ella, pero los productos de limpieza que habían utilizado y el olor de detergente y suavizante de la ropa de las otras chicas eran demasiado para mí. Finalmente me tuve que ir del grupo”

“Tuve una primera visita con la psicóloga de la unidad del SFC. Tuvo la prepotencia de decirme que después de las 10 sesiones, seguramente podría volver a trabajar. Me parece que decir eso es jugar con las ilusiones de las personas enfermas y darles falsas expectativas. Por lo que recuerdo, me dijo que seguramente, al principio empeoraría pero luego mejoraría, como si predijera el futuro.”

“Ah, y fue buscando sucesos traumáticos que me hubieran ocurrido porque también era ‘típico de vosotras’. Y también me dijo que me ‘implicaba mucho en el trabajo’. No sé cuál es el pecado en trabajar y querer hacer bien el trabajo. Es la primera vez que se me califica negativamente por tener formación. Tampoco quise montar una argumentación con ella, porque cuando le contestaba algo con lo que ella no estaba de acuerdo, me decía que notaba mucha ira en mis palabras”.”


Hace unos pocos días, “colgábamos” en el blog de www.asssem.org un cuestionario en el que se hacía la siguiente pregunta:

¿Crees que la TCC sirve para curar o mejorar los síntomas del SFC/EM?

Las 5 posibles opciones con sus resultados fueron


Si en todos los casos  4 %
Si, en algunos casos   1 %
No en ningún caso     12 %
No, en ningún caso y además enmascara las posibles causas orgánicas de la patología 62 %
No, en ningún caso y además debería de estar contraindicada  17 %

SI  5%
NO 95%


Obviamente, los resultados hubiesen variado si la misma encuesta la hubiésemos colocado en el Colegio de Psicólogos, pero aunque enfermos, aún conservamos algo de lucidez y sentido común.

Sobre la encuesta, pocos o ningún comentario, os lo dejo a vosotros/as…
Creo que como en las guerras, lo peor son ellas en sí, al final nadie gana ni pierde, y nosotros seguimos igual de enfermos, aunque con un regustillo de victoria en el estómago, que ningún psicólogo nos va a quitar…y seguimos para bingo!

¿Cúales serían nuestras recomendaciones?

Hombre!, cualquier cosa que sea liar el SFC/EM, FM y SQM con cualquier terapia psicológica (aunque existan otras, de soporte, que en un momento dado pueden darnos cierto apoyo, poco más) creemos que no es conveniente.

Nuestra recomedación es que denuncieis por escrito si consideráis que ha habido maltrato al aplicar este tipo de “técnicas”, que por los relatos que nos llegan, siguen siendo inadecuadas e incluso os neguéis –por escrito- a hacerlas por motivos evidentes: NO SON ADECUADAS y suponen haceros pasar “un mal trago” y “tirar un precioso dinero” vital para salvar muchas vidas!. Las quejas, si las hacéis, nos las podéis enviar (copia) al apdo de correos nº 2 de Montcada i Reixac (BCN) o escaneadas a asssem@asssem.org

Existen suficientes evidencias científicas que demuestran de forma reiterada la afectación orgánica del paciente, la disregulación patente de su sistema inmune, las reactivaciones virales oportunistas, la alta tasa de cáncer (presente y por desgracia venidero), el XMRV, del que por cierto se nos “acusa” de encubrir ante las evidencias científicas en contra….ahí va una foto, hecha hace pocos días por los “Japos” y publicada en Nature, una revistilla del corazón al estilo de Science, de qué me suena?!



Por nuestra lado, plegamos velas en este tema y nos ponemos manos a la obra “con asuntillos” más productivos…


Seguimos!



ASSSEM

15 comentarios:

  1. Te has olvidado un aspecto importante. Si los enfermos de CFS sufren en realidad de trastornos mentales, pues fácilmente se convierten en consumidores crónicos de antidepresivos...clientes seguros y muy fieles. mucho mas conveniente que invertir dinero en fármacos que, al curar, les hacen perder muy buenos clientes a las mismas farmacéuticas. ¿Quien
    es tanto tonto que invierte dinero para acabar ganando menos? ¿Será por eso que los fondos de investigación para la TCC siempre han sido mucho mas de los fondos destinados a los virólogos? Giovanni Falcone, el fiscal matado por la mafia, decía "sigue el rastro del dinero, te llevará hasta el culpable".

    saludos
    Umberto

    ResponderEliminar
  2. Las personas que están en grupos TCC que sienten que no se les trata bien, por favor, rellenar una hoja de reclamación en Atención al Usuario.
    Clara Valverde
    P.D. Esa foto en Alaska es de hace muchos kilos...

    ResponderEliminar
  3. La psicóloga a la que se refiere la “Mujer con FM y SFC/EM” es sin duda alguna la que lleva los grupos del Hospital Clínic…parece que repite el mismo discurso casi calcado en todas las sesiones... Pero la “Mujer con FM y SFC/EM” se olvidó lo de que “hemos sido niños sedentarios, que nunca hacíamos deporte”. Eso me pareció de los más estrambótico puesto que yo me crié en el monte y me pasé la infancia trepando árboles y a mi lado había una chica que de joven corría los 400m vallas profesionalmente y incluso después de 6 años con SFC seguía siendo pura fibra. Otra cosa que se olvida de mencionar la “Mujer con FM y SFC/EM” es que la psicóloga en cuestión es muy adepta a la estadística y en cada sesión soltaba porcentajes a doquier, que si el 90% hemos sido niños traumatizados, que si el 95% somos tipo A, que si el 85% tenemos el cortisol por las nubes por el estrés y eso nos hace personas inmunodeprimidas…Pero cuando yo me molesté en leer un poco sobre el cortisol y le respondí que los estudios más bien parecen indicar que la mayoría de los enfermos tienen el cortisol bajo – y que ese es precisamente un indicador que nos distingue de las personas con depresión clínica – ahí me respondió que esos estudios no son de fiar, que la estadística se puede manipular para defender cualquier tesis…En fin, que la señora se rige con una integridad y una lógica aplastante!

    Elisa

    ResponderEliminar
  4. Yo, personalmente, he tenido la gran suerte de que la psiquiatra a la que acudí, tiene bien claro que el origen de la fm, sfc, sqm, no tenían nada que ver con la "psique", no son enfermedades psiquiátricas.

    ResponderEliminar
  5. Perdón por el despiste pero ¿Dónde se consigue una hoja de reclamación? ¿Qué es la atención al usuario?

    Gracias,

    ResponderEliminar
  6. Una postdata de Elisa: otro aspecto incongruente del programa del Clínico es que primero pasas por el médico especialista de SFC y te dice que lo que tienes es ‘grave, extremadamente debilitante, doloroso, intratable e incurable’, que no existen curas ni las habrá en décadas puesto que no hay dinero ni voluntad política ni investigación seria, que lo que tienes (que hace que estar vivo duela) es para siempre. Luego pasas por la psicóloga de turno y te dice que tu problema es que eres pesimista!!!!!!
    Si no fuera tan grave sería cómico.

    ResponderEliminar
  7. Yo tambien fui" victima" el pasado verano de la TCC del Clinic.Sin querer faltar....creo que la psicóloga está más enferma que yo:mostraba un odio irracional hacia los hombres,ya sean padres,hijos o maridos...y de las madres...uf!!!
    En mi grupo nos obligaba ha confesar???que fuimos maltratadas de pequeñas.Mi conclusión es que la enferma "mental" era ella,con mi más querido respeto por las enfermedades mentales,que no és nuestro caso.La goma de pollo en la muñeca BRUTAL,yo me presente a mi médico de cabecera con ella y le dije que la terapeuta del Clinic ya habia encontrado tratamiento para el SFC y que lo aplicara a sus pacientes.... que en mi localidad no son pocas!
    Aún no ha salido del asombro.Antònia.

    ResponderEliminar
  8. Estimados/as amigos/as,

    nos consta que los compañeros de la Liga SFC ya han mantenido reuniones en el pasado y contactos recientemente con dicha Unidadd de SFC/EM, ante el alud de quejas de muchas/os pacientes que se encuentran "mal-tratadas" por dicha profesional de la psicología.
    También nos consta, que el responsable médico de dicha unidad, cúando habla con los/as pacientes admite causas orgánicas para este tipo de patologías, mientras que por otro lado la conductista las desmiente¿?!!!
    Creemos que este tipo de unidades son muy poco funcionales, en tanto en cuanto sólo sirven para aliviar al enfermo de la pesada carga emocional de no saber lo que le pasa (es decir, lo diagnostican al cabo de 2 o 3 años)y proporcionar los informes para concluir "con éxito" el largo periplo del Icam y/o de los juzgados. No decimos que no sean necesarias, si no todo lo contrario, pero reconvertidas en verdaderas unidades de DIAGNÓSTICO, en mayúsculas (no sólo en base a la clínica, si no también aportando analíticas inmunológicas y/o bioquímicas)y de tratamientos, aunque sean experimentales. Obviamente el perfil de los profesionales que las compondrían ya no pasarían por psicólogos conductistas...

    Por otro lado, como ha apuntado Clara Valverde, es importante que cuaqluier queja sea formulada por escrito (normalmente los impresos para ello se encuentran en la recepción principal del Hospital)y si quereis, nos las podeis enviar al apartado nº 2 de Montcada i Reixac, 08110 de Barcelona, para una posible futura actuación en esa línea.

    Un atento saludo,
    JoseL Rivas
    Presidente de ASSSEM

    ResponderEliminar
  9. Acabo de alucinar con el comportamiento de esa psicóloga. Y con la valoración que hace el médico que se dedica a SFC. Encima de enfermos, maltratados por profesionales y por la administración.

    ResponderEliminar
  10. Estos son los que, al llegar a la oficina de la enfermera en la planta baja, en aquel edificio de temas mentales, no sé cómo se llamaba el sitio, lo primero que te dice es qe tienes que subir a la planta primera a rellenar el cuestionario no? Y que no hay que poner trabas al ejercicio, que lo primero es esforzarse.
    "Y no vale sentarse en un escalón a escribir". Yo me largué de ahí después de decirle que no tenía ni idea de lo que era el SFC. Tal cual.

    ResponderEliminar
  11. Tambien he leido en alguna ocasión que las ballenas y delfines quedan varadas en las playas por motivos psicológicos.

    Tanto los ecólogos como los enfermos de Sfc sabemos que se deben a fallos en el sistema central de individuos provocados por fallos del Sistema industrial.

    Tienen que invisibilizar las nuevas enfermedades por una razón de Estado.

    ResponderEliminar
  12. Hace años antes de saber que tenía esta enfermedad me encontraba mal y como un análisis me salió bien yo misma me metí en tcc ,nunca me he arrepentido más de algo, en vez de buscar qué me ocurría me dediqué a negar el dolor y el cansancio y a confundir crisis hipoglucémicas con ataques de ansiedad tres años despues tuve una recaída grave y ya no me deje engañar busqué información , busqué profesionales que supieran del tema y cuando alguien me ha dicho si necesitaba apoyo psicologico para llevar mejor la enfermedad me he negado ya que pienso que si la primera vez que me encontré mal no me hubiera culpado a mi misma y a mis pensamientos y hubiera buscado ayuda médica y no psicologica
    no estaría tan mal como estoy en la actualidad

    ResponderEliminar
  13. sinceramente estoy bastante aburrida del mismo mitin con la TCC.En sí no es una mala terapia lo que es malo y es por desgracia el 99% de los casos es la utilización de ellas en FM SFC SQM y otras patologias crónicas. Los terapeutas por desgracia son malos poco preparados y tendiendo hacia la culpabilidad del enfermo. Lo que he leido me parce muy denigrante y es casi labor del mismo enfermo DENUNCIAR las actitudes de los psicologos que intentando hacer "negociete" utilizan el dolor ajeno y la necesidad de mejoria en agrupar a los "conejillos" en terapias que bien dirigidas serian muy beneficiosas. Claro que desde tiempos remotos y ante la falta de buenas investigacones y la creencia de que estas enfermedades son reales sea mucho más cómodo y barato englobarnos en TCC y lavar conciencias, de esta manera ellos pueden dormir tranquilos y nosostros ser los eternos enfermos que "no queremos cuararnos". Saludos Puri

    ResponderEliminar
  14. Para María:
    si, cúando te tratan así de mal lo mejor es largarse...el problema es ¿a dónde? si no ofrecen nada más!

    Para círculos:
    Si, es evidente. Sean los tóxicos la causa, o sea el XMRV, es demasiado "gordo" para que lo dejen salir a la luz, sopena que la Industria farmacéutica encuentre filón, y lo están encontrando (esta vez, para nuestra suerte, creo?!)

    Para María José:
    El paciente "cree" lo que el terapeuta le dice que "tiene que creer".
    El problema es que "los mismos" que se jactan de biologistas y de "modernos" luego trabajan codo a codo con las terapias psicológicas, como si de algo normal se tratase...y digo yo, si a un enfermo de sida lo tratasen con TCC, creis que se curaría?!!!!!!!!!!!

    Para Puri:
    has nombrado la palabra prohibida: "negociete". Que si mi cuñado, que es psicólogo que te pasará un test wais, que si vete a ver a la conductista o no te darán la pensión, que si no "os alineeis con el XMRV" que me van a "cerrar la unidad"...y a los enfermos, que nos zurzan...lamentable y a extinguir!

    Un saludo!
    JoseL.

    ResponderEliminar
  15. Existen muchos intereses para hacer pasar a los enfermos de enfermedades "mal conocidas" como de posible origen psicológico ya que con nosotros se hacen negocios redondos en psicofármacos y otros tratamientos psi (y alternativos) y toda esa pesca.

    Mientras se vayan promocionando los tratamientos mentales para enfermedades orgánicas poco claras como las que aqui se detallan no conseguiremos que esas enfermedades se estudien adecuadamente y con criterios científicos serios; no esperemos que los poderes públicos y sus representantes, bien "tratados" por la gran industria que hay detras de eso que llaman la ´salud mental´, pongan en práctica las medidas necesarias para conseguir atajar estas terribles enfermedades emergentes. En muchos casos ocasionadas o agravadas por agresiones medioambientales que se toleran impunemente por intereses de la gran industria y demás poderes afiliados.

    Todos los afectados deberíamos inundar las consejerias y ministerios de sanidad, parlamentos autonómicos, nacionales, europeos, toda clase de instituciones relacionadas, con escritos, reclamaciones, manifestaciones y otros medios de presión. Pero como la propia enfermedad nos segrega y nos priva de las fuerzas para actuar, de eso se valen todos esos implicados para seguir tomándonos el pelo con monsergas psicosomáticas como las que tantos hemos padecido.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.