domingo, 30 de enero de 2011

Carta al Dr F. Martinez Pinto

Se le ha mandado al Dr. F Martinez Pinto la siguiente carta, dando nuestra opinión sobre las terapias psicológicas e intentando que nos aclare si el curso que ha organizado es con el objetivo de que sea como un complemento terapéutico o como base de tratamiento ante la SFC, Adjuntandole el documento "No entender que las enfermedades de sensibilización central son bioquímicas es un error del sistema sanitario"


A la atención del Dr. F. Martínez Pinto

Quisiera hacerle llegar a usted, con todos mis respetos personales y profesionales las siguientes cuestiones:

El hecho de dirigirme a usted es para hacerle llegar el presente documento de investigación en el que se justifican los múltiples biomarcadores para entender esta enfermedad SFC como enfermedad multiorgánica (bioquímico-infecciosa), los últimos aspectos detectados incluso los centran en disfunciones inmunológicas, debido a que estas en enfermedades, que inicialmente se originan por procesos infecciosos (primarios y/o oportunistas) y y/o medioambientales por productos químicos, generan una concatenación y retroalimentación de desequilibrios orgánicos que van desde la desregulación mitocondrial al ciclo del ON/ONOO y su vinculación en el trauma muscular como origen del dolor.

Lo que no acabo de comprender es si el curso que usted imparte es complementario a la terapia del dolor, como complemento terapéutico, o es como base de tratamiento.

Profesionalmente y con todos los respetos, los que ya hemos tenido experiencia de las técnicas conductuales como herramienta terapéutica, realmente debemos confesar lo inefectiva que es al intentar convencer a los afectados de una realidad parcial y tendenciosa, vista por unos profesionales que aparentan manipular mas la visión de la realidad que de ayudar al paciente a asimilarla.

Mantengo esta afirmación en base a que es muy comprensible que una persona se desmotive y desanime, manifestando posteriormente patologías psicológicas, al decirles reiteradamente que los síntomas que manifiestan no son reales, que cuando van a un médico con determinadas manifestaciones les respondan que son psicosomáticas porque las analíticas son "normales", se enfrentan a conflictividades familiares, sociales y laborales por causa de la percepción de la enfermedad por parte de los profesionales y de la administración, en vez de plantearse que posiblemente las bases de planteamiento y de la razón de las enfermedades sean erróneas o no sepan valorar las manifestaciones  en su conjunto.

No quisiera poner carga negativa al médico de base, pues, éste a su vez, también es víctima  del sistema de formación de la sanidad al hacer éste, el sistema me refiero, caso sistemáticamente y sin el más mínimo recelo a estructuras referenciales como es el CDC de Atlanta como si de un ente divino hablásemos, como ocurrió con al Dr. Wiliam C Reeves, el cual se empeñó durante veinticinco años, mediante su cargo en el CDC de Atlanta, a demostrar esta enfermedad, SFC, como enfermedad Psicológica, llegando a la actitud patológica de eliminar todo estudio que demostrara lo contrario, como hizo, entre otros, los realizados por el Dr. Elain Defreitas, como si estuviéramos en la época de la inquisición, prácticamente los subió al cadalso. Actualmente ha sido reemplazado en fecha 14.02.2010 por la Dra. Elizabeth Unger, viróloga especializada en la relación de virus-cáncer. Aún se mantienen las secuelas en torno al tema del retrovirus XMRV, tema controvertido que trato con más detenimiento en el presente informe.

Como profesional y como enfermo, espero en la actualidad que se planteen nuevas expectativas y horizontes en cuanto al tratamiento, en que el aporte de la psicología esté más relacionado a ayudar a los afectados a soportar los inconvenientes de la enfermedad, como ocurre con otras patologías a pretender ser el eje de tratamiento, pues hoy día ya es innegable la relación de estas con afectaciones infecciosas inmunosupresoras.

Reciba un cordial saludo

Atentamente

Robert Cabré Guixé
Vicepresidente ASSSEM

6 comentarios:

  1. Carmen de la Rosa31 de enero de 2011, 4:19

    Me parece bien argumentado este escrito. Cuando yo empecé con mis síntomas, mis compañeros internistas sugirieron que tenía "estrés". Al final me ingresó el jefe de servicio de Neurología por posible sindrome de Guillain-Barré con disfunción autonómica. El LCR y el EMG fueron siempre normales y se generó una controversia entre los neurólogos. Mi neurólogo sigue refieriéndose a mi enfermedad como "neuropatía autonómica" que evoluciona hacia fatiga crónica. Creo que los diferentes especialistas denominan a la encefalomielitis miálgica de diferentes maneras. Hice psicoterapia privada con una psiquiatra/psicóloga y, al final la abandoné, por su insistencia en que somatizaba problemas emocionales. Como bien dice, ¿Cómo no vamos a deprimirnos si nuestros propios compañeros médicos dudan de nuestra enfermedad y los psicólogos o psiquiatras insisten en que estamos somatizando?

    ResponderEliminar
  2. Me parece muy bien la carta. Pero también me gustaría que el Dr F. Martinez Pinto aclarase a que universidad está afiliado su curso, puesto que, en la pagina web que lo promociona ( http://www.martinezpintor.es/ ), se dice que el curso está organizado por el "Instituto Universitario de Reumatología Barcelona".

    saludos
    Umberto

    ResponderEliminar
  3. Gracias asssem! Ya nos mantendréis al corriente sobre su respuesta - si es que la hay. Mucho ánimo

    ResponderEliminar
  4. Yo también os quiero agradecer esta valiente y necesaria carta. Me gustaría que este dr. al leerla, meditara en todo ello y viera que lo que experimentamos los enfermos, aparte de que hay una falta total de formación e información, es que detrás de todo ello hay cientos-miles de vidas dañadas por incomprensión (daños emocionales y físicos, por la tardanza que implica), seres humanos que padecen, y necesitan urgentemente la comprensión del entendimiento de estas enfermedades como orgánicas, para así poder apoyar las investigaciones y hallar el tratamiento a las importantes alteraciones que implican estas enfermedades. El tiempo corre, y cada segundo que se sigue pensando que lo nuestro es psicológico, lo sufrimos, sin esperanza, por ese desconocimiento.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por vuestras reflexiones, criticas, acertadas y “bien hacer” no quedándose de brazos cruzados, esperando que alguien ajeno a nuestros problemas, se les ocurra estudiar en serio, la enfermedad que sufrimos. Estoy de acuerdo con todos vosotros. Nos quieren enseñar “los que no saben”. Hay una ignorancia profesional sobre nuestras enfermedades (SFC y FM), sin pararse a considerar el mal que nos pueden hacer, tantos profesionales entusiastas de su autoridad, metiéndonos en una personalidad y patrones de conducta tipo F. Los herrores diagnósticos, creo que, se empiezan a corregir teniendo pensamientos sabios que (como dice Fernando Rielo, en su libro de Proverbios “Transfiguraciones”) son siempre humildes; y la sabiduría consiste en tener “un ojo bien puesto”, para batallar en las Investigaciones con seriedad.

    ResponderEliminar
  6. El sr Pinto no sólo no se enmienda sino que al parecer vuelve a la carga. Un usuario del foro SFC-EM ha empezado el siguiente hilo:

    http://sfc-em-investigacion.com/viewtopic.php?f=3&t=2969&p=18825#p18825

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.